ANNIE E LIZ

12-07-13

 

Os quiero presentar a Annie (Ani)…También le llamamos Annie Baby y otros nombres cariñosos que indican el gran amor que sentimos por ella.

Annie nos vino un poco de rebote puesto que íbamos a adoptar a un perro que era un “caso especial”. Sin embargo, a última hora, le adoptaron los de su hogar de acogida. Me preguntaron si me podían enseñar a una perrita que necesitaba adopción y, la verdad, tampoco tenía una idea fija de lo que buscaba. Antes de verla ya sabía que se quedaría con nosotros. Quizás, simplemente, nuestros destinos se iban a juntar para que comenzáramos, juntas, una nueva etapa….

A Annie le habían querido mucho en su hogar de acogida y, cuando llegó a nuestra casa estaba nerviosa ante un nuevo cambio. (Nadie sabrá lo que tuvo que afrontar en la primera parte de su vida). Sin embargo, poco a poco, con paciencia, ha ido perdiendo ese nerviosismo. Quizás, por fin, es capaz de creer que aquí se queda para siempre.

Nunca he conocido a una perra tan dulce. Por eso, a veces, le llamo Sweet Annie (la Dulce Annie). Le encanta estar cerca de nosotros. Se le ve una perra feliz, alegre. Le encanta ir a pasear y en los espacios grandes corre como el viento, con felicidad y pasión.

Es muy sociable con otros perros y le encanta salir por las mañanas y verse con Will o Pancho o ir a visitar a su amigo Paddy. Cuando salimos, es muy activa, pero en casa duerme o se relaja muchísimo y casi no nos enteramos que está. Es un amor de perra y se ha convertido en una más de la familia. Convive con dos gatos, Tommy y Kitty y se lleva bien con ellos aunque Kitty es mayor y muy mandona.

 

 

 Annie es muy lista y entiende tres idiomas: el castellano, el gallego y el inglés. Ha aprendido ir muy bien con correa y se sienta antes de cruzar la calle. Va fenomenal en coche y se apunta para salir siempre que se puede.

Quizás os parecerá que usamos muchos superlativos para describirle a nuestra amiga. Pero, nos consideramos muy, muy afortunados y así es como vemos nuestra vida con una podenca.

 

 

REMEDITOS E DIANA