SARITA, ESPÍRITU LIBRE (Adoptada por el Cielo)

19-04-12

SARITA FOISE O CEO O 7 DE FEBREIRO DO ANO 2013,  TRISTEMENTE NUNCA COÑECEU O CALOR DUN FOGAR. PEQUENA DULCE SARITA,  NUNCA TE ESQUECEREMOS,

 

25 OUTUBRO 2012: Sarita precisa atopar un fogar, sobreviviu moitos anos vivindo na rúa ata que entrou no refuxio e diso xa fai máis de 5 anos. O seu desexo sería ser adoptada, pero tampouco lle importaría irse de acollida a unha casa na que a quixeran e coidaran ata o final, o refuxio correría con todolos gastos veterinarios e de alimentación. Queremos que Sarita se sinta querida e que lle dean a oportunidade de dar todo ese amor que leva gardando durante todos estes anos para esa familia que lle abra a porta do seu fogar. QUERES AXUDARNOS! POIS ACOLLE OU ADOPTA A SARITA! OU SENON DIFUNDE E FAI QUE ESTA MENSAXE CHEGUE A FAMILIA DE SARITA E A VEÑAN RECOLLER!

15 MARZO 2011: Alguna gente de Ponteareas aún recordará haber visto a SARITA durante tiempo y tiempo llegar junto a sus otros compañeros de andanzas a la puerta del mercado, a primera hora de la mañana, para recibir su ración de comida de manos de las pocas personas que se preocupaban por ellos y no sólo por esquivarlos o por tratar de hacerlos desaparecer, porque les hacían daño a la vista.

De aquel grupo de perros callejeros, casi ninguno acabó bien. Un día también SARITA dejó de acudir a su cita diaria en el mercado, y la persona que le daba de comer empezó a temerse lo peor, lo de siempre.

 

Pero esta pequeña gran superviviente aparecería de nuevo a los pocos días aunque esta vez mal herida arrastrando una de sus patas traseras, luxada. Ese 10 de agosto del 2007 fue el último día que se pudo ver a SARITA a la puerta del mercado esperando su ración.

SARITA, perrita callejera pero libre, entró en el refugio del que hasta ahora no volvería a salir, y por algún tiempo fue su muerte en vida. Tardó mucho en adaptarse, pero mucho. Sus primeros días allí fueron muy tristes, tristes para ella y triste para nosotros verla sumida así. SARITA ya era una perrita mayor pero feliz a su manera en su desgracia, nadie sabe el tiempo que pasó en las calles, calles que nunca la abandonaron y que convirtió en su hogar. El refugio para ella al principio fue tal cual una jaula.

Cuando salió de los caniles al recinto exterior poco a poco rehizo a su manera su particular mundo, esta vez a pequeña escala, y para sobrevivir adaptó costumbres pasadas a su nueva frontera. Casi 5 años después a esta dura y tierna viejita se le puede ver casi siempre siesteando en la misma caseta, saliendo a primera línea cuando intuye que va a haber comida rica, y quitándose del medio cuando toca zafarrancho. 

SARITA espíritu libre sigue aún hoy dando clases de cómo sobrevivir, clases que sólo puede dar una buena y sabia perra callejera. El tiempo corre en su contra y parece que acabará sus días confinada en el refugio, un muy pequeño mundo y un muy triste final para la pequeña SARITA, nacida libre.

APADRINADA POR IRIA FERNANDEZ