Carta de Lucky a su casa de acogida

05-07-14

Querida Rebeca, hoy hace un año que nuestros caminos se separaron, fueron momentos muy duros y dolorosos para los dos. No sé cómo expresarte todo el cariño y la gratitud que siento por ti, y al mismo tiempo quiero pedirte que me perdones por lo mal que te lo hice pasar. Gracias por acogerme en tu casa cuando más lo necesitaba. Todavía no entiendo por qué me atropellaron y dejaron allí tirado, solo, recuerdo como si fuera ayer la sensación de miedo y desamparo. Tú me acogiste en tu casa cuando más lo necesitaba, me dedicaste lo único que no se puede recuperar, tu tiempo. Curaste mi alma herida con cariño y dedicación, estabas ahí, cuidándome cuando perdí mi patita. Sé que me porté muy mal , estaba enfadado con el mundo por lo que me estaba pasando y las pagué contigo, la persona que sin conocerme de nada me ayudó sin esperar nada a cambio. Ahora tengo una familia, son un poco raros y locos, me llaman por mil nombres y me achuchan más de lo que me gusta, pero bueno ya estoy adaptado y soy feliz. El otro día cuando viniste a visitarme me sentí muy dichoso e importante. 

Quiero agradecer también a Patri por recogerme y darme la oportunidad de vivir, a Marcos y Celia por salvarme la vida y por la paciencia que tuvieron conmigo en las revisiones. 

Y por último animar a las personas que lean esto y puedan a ser casa de acogida, yo estoy hoy aquí gracias a Rebeca, mi casa de acogida y pase el tiempo que pase nunca lo olvidaré.