CHULETA, SIEMPRE OLVIDADA, (ADOPTADA)

15-12-10

FEBREIRO 2013, CHULETA ADOPTADA!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

15- DECEMBRO 2010

CHULETA SIEMPRE OLVIDADA.

Un ex-empleado de una nave de un polígono industrial nos llamó en junio del 2008 para hablarnos del calvario de 5 perras que permanecían al menos los 3 años que estuvo trabajando allí en la parte de atrás de la nave, olvidadas, silenciadas, en 3 jaulas de un metro cúbico, dos en cada una menos CHULETA que estaba sola en la jaula del medio.

Las jaulas estaban ocultas por detrás de unas columnas de palets apilados, apoyadas contra ellos y a metro y medio de las jaulas el muro exterior, pared, lo único que podían ver, ni siquiera con la suficiente distancia como para poder vislumbrar algo de cielo.

Las perras eran todas de caza, el dueño de la nave, ex-cazador, pagaba a una persona para que les echase comida y agua y pasara una manguera desde fuera para baldear los excrementos 2 veces a la semana, todo esto sin dejar salir a las perras en ningún momento.

El ex-empleado se atrevió solo a denunciarlo cuando cambió de trabajo, por miedo a represalias. Nos contó que el frío que pasaban en invierno mojadas era espeluznante, y en verano el calor y hedor casi mortal.

De aquellas perras solo CHULETA queda ya en el refugio. Y verla a ella es recordar la visión de aquel tremendo espectáculo, de aquellos 3 minúsculos cubículos de la vergüenza ocultos al mundo, el impresionante silencio que rodeaba la abominación, y aquellos 5 animales casi en el olvido durante más de 3 años, muertos en vida; muchos de los empleados ni siquiera sabían que existían, este mismo se enteró al cabo del año de empezar allí, y mejor ya no ir más allá y pensar en lo que fue su vida anterior al destierro con aquel malnacido.

CHULETA arrastra el estigma de lo que fue su vida aún ahora, casi siempre solitaria y sin apenas relación con sus sus compañeros, sumisa y miedosa, pero el tiempo, ya más de 2 años que lleva en el refugio, le ha curado gran parte de sus heridas, la desconfianza va desapareciendo y ya busca y da cariño, para ella sin duda una vida mejor, pero para nosotros no la mejor vida para ella, porque CHULETA sigue en un recinto, el de los que un día fueron olvidados.

AMADRINADA POR ROCÍO MONTERO